colchón marsella - corte

10 Consejos para dormir bien por la noche

Dormir bien es esencial para nuestra salud. Una buena noche de sueño preserva nuestro bienestar, disminuye el estrés, mejora la lucidez y ayuda al cerebro a regenerarse. Para muchos, sin embargo, dormir bien no es tarea fácil. He aquí algunos de nuestros consejos para dormir mejor.

1. Duérmete y despiértate siempre a la misma hora

Mantener un horario constante te ayuda a dormir bien. Es muy importante acostarse siempre a la misma hora, sobre todo si el despertador también es siempre el mismo. Los fines de semana, por supuesto, no pasa nada si nos quedamos una hora más en la cama. Simplemente no alteres los ritmos y asegúrate de que dormimos las horas adecuadas.

2. Dormir poco o dormir demasiado

Lo correcto está en el medio. Dormir demasiado poco es perjudicial porque el cuerpo no tiene tiempo de recuperar energía. Sin embargo, dormir demasiado también puede ser contraproducente: induce letargo y fatiga. El resultado es que durante el día no nos sentimos descansados y frescos, sino somnolientos y perezosos. Normalmente, el descanso óptimo se produce entre 6 y 9 horas.

3. Evita los estimulantes

Evitar el café después de las 5 de la tarde es un buen hábito, sobre todo para quienes tienen problemas no tanto para dormir como para conciliar el sueño. Lo mismo se aplica a otros estimulantes, como las bebidas con taurina. Para dormir bien y profundamente, también es útil limitar el consumo de alcohol y cigarrillos.

4. Hacer ejercicio durante el día ayuda

Los ritmos frenéticos que llevamos a diario nos llevan a menudo a acostarnos inmediatamente después de cenar. Nos sentimos fatigados durante todo el día, pero cuando llega la hora de dormir, ésta no llega. ¿Cómo solucionarlo? Realizando actividad física durante el día. Lo importante es que el esfuerzo físico sea proporcionado a nuestro estado de forma y no se produzca cerca de la hora de acostarse.

5. Colchón de calidad

Para dormir bien, no hay mejor inversión que el colchón. Incluso antes que el somier, el colchón nos garantiza un descanso adecuado. Mientras dormimos, regeneramos no sólo nuestro cerebro, sino también nuestra estructura esquelético-muscular. Por tanto, debemos proporcionar un soporte adecuado, teniendo en cuenta nuestros hábitos de sueño. ¿Dormimos de lado, boca arriba o boca abajo? El tipo de colchón también puede marcar la diferencia, ya sea de espuma viscoelástica, de muelles o de látex. Está científicamente demostrado que un buen colchón mejora significativamente nuestro sueño. ¿Por qué privarnos de esta alegría?

colchón marsella - corte

6. Una rutina relajante ayuda

Después de cenar, empezamos a descomprimirnos del estrés del día con una rutina relajante. Un té de hierbas, una ducha caliente, música, un libro: todos ellos son elementos importantes de una buena rutina nocturna.

Cómo dormir bien por la noche - Rutina relajante

7. Pantallas apagadas

Estamos rodeados todo el día de pantallas, empezando por la del smartphone. Antes de irnos a dormir, evitamos estar delante de ordenadores o teléfonos. La luz azul interfiere con la melatonina, que es la hormona que regula el ciclo circadiano.

8. Luz suave antes de dormir

Empezamos a prepararnos para dormir antes de acostarnos. Mientras elegimos la ropa para el día siguiente, nos duchamos o leemos, apagamos las luces principales de la habitación y dejamos encendidas las suaves. Es un consejo infravalorado pero muy útil.

Cómo dormir bien por la noche - Iluminación suave

9. Cuidado con las temperaturas

Sobre todo en invierno, tendemos a subir la calefacción antes de acostarnos. Nada más equivocado. Es mejor tener un edredón más grueso, si acaso, pero dejar la temperatura a 19-20°. Paradójicamente, dormimos mejor cuando hace más fresco.

10. ¿Dificultad para conciliar el sueño?

Si tienes problemas para conciliar el sueño y has seguido el resto de nuestros consejos para dormir bien, puedes probar a escuchar algo. Te sugerimos tres opciones: música con un ritmo lento y relajante, sonidos de la naturaleza (lluvia, pájaros, fuego…) o ruido blanco. Se trata de frecuencias concretas que resultan eficaces para algunas personas, hasta el punto de que incluso se utilizan para ayudar a dormir a los bebés.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *