Cocinas de una pieza la solución para amueblar espacios pequeños

Cocinas de una pieza: la solución para amueblar espacios pequeños

Le cocinas monobloque, también conocidas como minicocinas, son la solución ideal para un estudio, una casa de vacaciones, una oficina o un piso de estudiantes: en resumen, si dispones de poco espacio y quieres crear un zona de cocción discretao incluso invisible, la cocina monobloque es justo lo que necesitas. Las hay de distintos tamaños, expuestas u ocultas, esenciales y equipadas con todo lo imprescindible y, en algunos casos, incluso con algunos extras, como un lavavajillas.

Pero, ¿Qué es exactamente una cocina monobloque y por qué es diferente de las cocinas empotradas tradicionales? ¿Se puede personalizar con electrodomésticos y colores?

¿Qué es una cocina monobloque?

Generalmente, las cocinas monobloque están diseñadas para contener en una sola pila de armarios y puertas todos los elementos necesarios para una zona de cocción tradicional: por tanto, encontraremos una encimera más o menos amplia, puertas y cajones donde guardar los alimentos, una placa de cocción, un fregadero, un frigorífico, normalmente bajo encimera, y una campana extractora.

Existen tanto modelos totalmente visibles y modelos ocultos que son los más apreciados porque permiten, con un simple gesto, ocultar la zona de cocción: los sistemas de cierre de una cocina monobloque son con puertas, para cerrar todo como si fuera un armario, o con persiana. Una vez elegido el modelo y comprobado el espacio disponible, es hora de pensar en la estética.

 

Cocinas monobloque: diseño y electrodomésticos

Electrodomésticos para cocinas monobloque
No es sólo una solución funcional y versátil, la estética y la tecnología también desempeñan un papel importante.
Junto a los modelos esenciales y sencillos, hay otros en los que el diseño y la belleza se convierten en una variable importante: según la cocina elegida, los acabados pueden personalizarse para adaptarse al estilo de la estancia: fresno blanco, alerce blanqueado, wengué o roble gris son sólo algunas de las opciones disponibles para elegir. En algunos casos puedes incluso mezclar dos colores diferentes para dar a la estructura una personalidad original. Aparte de las muchas personalizaciones posibles, es importante asegurarse de que los materiales utilizados sean duraderos, sólidos y de buena calidad, preferiblemente repelentes al agua y a los arañazos.

Otro error que se suele cometer al pensar en cocinas monobloque es que necesariamente hay que optar por electrodomésticos de baja calidad. En realidad, los modelos más avanzados contienen electrodomésticos compactos de última generación suelen ahorrar energía, y puedes elegir entre placas de gas, eléctricas o de inducción, según tus necesidades y posibilidades. Evidentemente, a medida que aumenta el tamaño, también lo hace el número de componentes que se pueden añadir: lavavajillas, microondas, fregadero con bandeja recogegotas, frigorífico y horno. En una cocina monobloque de 286 cm, puedes encajar todo esto sin tener que arrepentirte de las cocinas tradicionales y con todas las ventajas de una solución compacta e invisible.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *