Los 5 errores que no debes cometer al reformar una casa

Los 5 errores que no debes cometer al reformar tu casa

En España somos famosos por apreciar la propiedad de la vivienda y mucha gente opta por invertir sus ahorros en ladrillos y cemento. Precisamente porque la casa, para nosotros los italianos, se considera un bien primordial, a todo el mundo le ocurre tarde o temprano que tiene que enfrentarse a un renovación del edificio tanto si es importante como si implica pocas intervenciones, renovar una casa nunca es tarea fácil. Tienes que ponerte en contacto con varios profesionales, organizarte con tiempo, tener en cuenta los imprevistos (siempre hay imprevistos, ¡tenlo claro!), fijar un presupuesto y todo ello sin olvidar la parte burocrática y administrativa, como permisos, formularios y solicitudes varias.

Obviamente, cada situación es diferente, pero en este artículo hemos enumerado los 5 errores más comunes que cometen los italianos al reformar sus casas.

No tener un proyecto general

Los 5 errores que no debes cometer al reformar una casa

Consejos para reformadores de viviendas

Cuando decides llevar a cabo una reforma, es fundamental tener en cuenta todas las partes de la vivienda Sería muy poco productivo dedicarse a dejar impecable una sola habitación y descubrir un mes después que la instalación eléctrica está vieja y destartalada, que hay que pintar la cocina o cambiar los sanitarios porque están anticuados. Por tanto, es mejor ampliar la mirada a toda la casa y hacer todas las obras necesarias de una vez (¡si el presupuesto lo permite!), teniendo un plan general en el que inspirarse.

¡Ahorra en todo!

Evidentemente, cada uno de nosotros, a la hora de reformar una casa, tendrá en mente el presupuesto máximo disponible para dedicar a la obra, y también es bien sabido que, durante una reforma, siempre surge algún trabajo extra que alarga el tiempo y aumenta el presupuesto: el primer consejo, por tanto, es dejarte un margen del 10%-15% al fijar el presupuesto precisamente para cubrir posibles gastos imprevistos.

El segundo consejo es evita ahorrar a toda costa. Hay elementos en los que es bueno gastar un poco más al principio para no gastar en mantenimiento o reparaciones al cabo de unos meses o años; por tanto, hazte una lista de prioridades y elige dónde merece la pena ahorrar y dónde es bueno invertir gran parte del presupuesto disponible.

Hazlo todo tú mismo o ponte en malas manos

Proyecto de renovación del hogar

Cómo organizar la reforma de un piso

Uno de los errores más comunes cuando se decide reformar una casa es hacerse la ilusión de que puedes hacerlo todo tú mismo: improvisar expertos en el oficio puede arruinar mucho una casa, y ser un apasionado del diseño de interiores no basta para llevar a buen término la reforma de un edificio. Confía en el asesoramiento de un profesional te garantiza un trabajo realizado de forma segura y conforme a la normativa vigente, así como asesoramiento experto sobre diseño, estilo y los mejores materiales a utilizar.

Del mismo modo, puede ser muy arriesgado confiar en primos, amigos de amigos, empresas improvisadas y vecinos: es mejor elegir una empresa seria o, como mínimo, un jefe de obra que conozca y pueda aconsejarte sobre profesionales de confianza.

Tener prisa por terminar la obra

Están los eternos indecisos, que cambian de opinión cada 24 horas y no pueden tomar una decisión definitiva sobre el diseño, los azulejos o el color de la pared, y luego están los que tienen prisa por terminar. Ambas actitudes son contraproducentes, pero la prisa, en este caso, sí que es mala consejera, sobre todo en la fase inicial de la obra: mejor pedir un presupuesto más que uno menos mejor visitar varias tiendas, mejor tomarse el tiempo necesario para realizar varias encuestas y sopesar la mejor solución.

Elegir mal el momento

Obras de reforma del hogar

Obras de reforma

Si tienes la oportunidad, sería mejor planificar la renovación en un momento favorable tanto para ti como para el mercado. Ni que decir tiene que debes evitar el mes de agosto o empezar las obras tres días antes de Navidad. Cuando empiezas a reformar tu casa, tienes que estar preparado para cualquier eventualidad, porque no faltan los imprevistos y, si tienes que afrontarlos en un momento desfavorable, el plazo se alargará inevitablemente.
Así que acuérdate de especificar por escrito la fecha de finalización: también hay contratos que prevén una penalización para la empresa constructora si se sobrepasa el plazo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *